Día Viernes 7 de diciembre: Evangelizar con las palabras.

Texto bíblico:

Evangelio según San Mateo (Mt 9,27-31):

Cuando Jesús se fue, lo siguieron dos ciegos, gritando: «Ten piedad de nosotros, Hijo de David». Al llegar a la casa, los ciegos se le acercaron y él les preguntó: « ¿Creen que yo puedo hacer lo que me piden?». Ellos le respondieron: «Sí, Señor». Jesús les tocó los ojos, diciendo: «Que suceda como ustedes han creído». Y se les abrieron sus ojos. Entonces Jesús los conminó: «¡Cuidado! Que nadie lo sepa». Pero ellos, apenas salieron, difundieron su fama por toda aquella región.

Palabra del Señor.

Reflexión:

El Papa Pablo VI nos decía: “La Buena Nueva proclamada por el testimonio de vida deberá ser pues, tarde o temprano, proclamada por la palabra de vida. No hay evangelización verdadera, mientras no se anuncie el Nombre, la doctrina, la vida, las promesas, el Reino, el misterio de Jesús de Nazaret, Hijo de Dios”. Para eso debo descubrir los miles de milagros que el Señor ha hecho en mi vida. Si no los descubro me quedaré en una forma egoísta de vivir la fe en que le pido por mis problemas materiales o espirituales. Cada día es un milagro de vida que Dios me da. Como nos dicen los obispos latinoamericanos: ¡Necesitamos salir al encuentro de las personas, las familias, las comunidades y los pueblos para comunicarles y compartir el don del encuentro con Cristo, que ha llenado nuestras vidas de sentido, de verdad y amor, de alegría y esperanza! No podemos quedarnos tranquilos en espera pasiva en nuestros templos, sino urge acudir en todas las direcciones para proclamar que el mal y la muerte no tienen la última palabra, que el amor es mas fuerte, que hemos sido liberados y salvados por la victoria pascual del Señor de la historia” (Aparecida 548). Como decía el Papa Juan Pablo II: “Si el no comprometerse ha sido siempre algo inaceptable, el tiempo presente lo hace aún mas culpable. A nadie le es permitido permanecer ocioso”

Con la Virgen María salgamos a evangelizar a todas las personas y pidamos con fuerza para que trabajemos con empeño en la nueva evangelización.